Ensayo «La llama doble» de Octavio Paz

Ensayo literario del célebre escritor

8032

«La llama doble» es un libro de ensayos del escritor mexicano y ganador del Noble de Literatura, Octavio Paz. La obra fue publicada en 1993 y es una exposición magistral sobre el concepto del amor en Occidente, acerca de sus raíces, su historia y los principales elementos que lo caracterizan

Ensayo la «La llama doble» (Fragmentos)

Las mujeres —más exactamente: las patricias— ocupan un lugar destacado en la historia
de Roma, lo mismo bajo la República que durante el Imperio. Madres, esposas, hermanas,
hijas, amantes: no hay episodio de la historia romana en que no participe alguna mujer al
lado del orador, el guerrero, el político o el emperador. Unas fueron heroicas, otras
virtuosas y otras infames. En los años finales de la República aparece otra categoría
social: la cortesana. No tardó en convertirse en uno de los ejes de la vida mundana y en el
objeto de la crónica escanda- losa. Unas y otras, las patricias y las cortesanas, son
mujeres libres en los diversos sentidos de la palabra: por su nacimiento, por sus medios y
por sus costumbres. Libres, sobre todo, porque en una medida desconocida hasta
entonces tienen albedrío para aceptar o rechazar a sus amantes. Son dueñas de su
cuerpo y de su alma. Las heroínas de los poemas eróticos y amorosos provienen de las
dos clases. A su vez, como en Alejandría, los poetas jóvenes forman grupos que
conquistan la notoriedad tanto por sus obras como por sus opiniones, sus costumbres y
sus amores. Catulo fue uno de ellos. Sus querellas literarias y sus sátiras no fueron menos
sonadas que sus poemas de amor. Murió joven y sus mejores poemas son la confesión de
su amor por Lesbia, nombre poético que ocultaba a una patricia célebre por su hermosura,
su posición y su vida disoluta (Clodia). Una historia de amor alternativa- mente feliz y
desdichada, ingenua y cínica. La unión de los opuestos – el deseo y el despecho, la
sensualidad y el odio, el paraíso entrevisto y el infierno vivido —se resuelve en breves
poemas de concentrada intensidad. Los modelos de Catulo fueron los poetas alejandrinos,
sobre todo Clímaco – famoso en la Antigüedad pero del que no sobreviven sino
fragmentos— y Safo. La poesía de Catulo tiene un lugar único en la historia del amor por
la concisa y punzante economía con que expresa lo más complejo: la presencia
simultánea en la misma conciencia del odio y el amor, el deseo y el desprecio.

La modernidad desacralizó al cuerpo y la publicidad lo ha utilizado como un instrumento de
propaganda. Todos los días la televisión nos presenta hermosos cuerpos semidesnudos
para anunciar una marca de cerveza, un mueble, un nuevo tipo de automóvil o unas
medias de mujer. El capitalismo ha convertido a Eros en un empleado de Mammon. A la
degradación de la imagen hay que añadir la servidumbre sexual. La prostitución es ya una
vasta red internacional que trafica con todas las razas y todas las edades sin excluir, como
todos sabemos, a los niños. Sade había soñado con una sociedad de leyes débiles y
pasiones fuertes en donde el único derecho sería al placer, por más cruel y mortífero que
fuese. Nunca se imaginó que el comercio suplantaría a la filosofía libertina y que el placer
se transforma- ría en un tornillo de la industria. El erotismo se ha transformado en un
departamento de la publicidad y en una rama del comercio. En el pasado, la porno- grafía
y la prostitución eran actividades artesanales por decirlo así; hoy son parte esencial de la
economía de consumo. No me alarma su existencia sino las proporciones que han
asumido y el carácter que hoy tienen, a un tiempo mecánico e institucional. Han dejado de
ser transgresiones