Ensayo literario sobre el destino. Ortografia.com.es

12704

El siguiente texto es un ensayo literario sobre el tema del destino. El ensayo es siempre un género personal ya que expresa un pensamiento propio y en forma libre sobre un asunto determinado. En este caso, se reflexiona acerca de si existe o no el concepto del destino.

¿Qué es el destino? Reflexiones y algunas ideas básicas

El concepto de destino es variado. El diccionario de la Real Academia Española contiene siete definiciones del término.   Básicamente, se lo entiende como una circunstancia que se da de forma misteriosa, pero a la vez necesaria. Y esa circunstancia es a veces favorable o desfavorable.

También se entiende al destino como un transitar por un determinado camino. O también, la meta misma.

¿Qué de verdad, es el destino?  Albert Einstein decia que tendremos el destino que nos habremos merecido, dando a entender justamente el significado del término como una meta o el «final del camino»

El destino, para los que lo afirman en el sentido de un suceso que no se puede evitar, limita la libertad del ser humano. Es decir, se opone el concepto del libre albedrío. ¿Qué implica esto en realidad en la vida de una persona, considerando que existe un destino que guía nuestras vidas? Implicaría que, por más que nos sintamos capaces y responsables de tomar decisiones que orienten nuestro accionar a lo largo de nuestra existencia, sin embargo, solo estamos realizando lo que ya se estableció por ese misterioso destino y no estamos siendo libres de verdad. Somos esclavos del destino.

En otras palabras, admitir la existencia del destino es lo mismo que admitir que el azar no existe. Todo lo que existe tendría una causa, que seria todo parte una especie de plan, que aunque no sea entendible, es plan seria «irreversible»

Muchas veces, en nuestro día a día suceden acontecimientos que nos parecen llamativos o hasta increíbles, coincidencias que creíamos imposibles y que sin embargo, en un determinado momento, que generalmente no esperábamos, sucede. Y nos quedamos sorprendidos porque el entendimiento no logra captar el porqué ha sucedo tal o cual hecho en nuestra vida.

Se podría afirmar entonces que surge el concepto del destino ante un suceso extraordinario por sus características insólitas, que le atribuimos un valor sobrenatural, una especie de fuerza desconocida que nos ha guiado a través de un camino.

¿Es acaso el destino quien guía mi vida? En este ensayo no es mi intención responder a esa pregunta. Creo que cada uno puede responderlo de la mejor manera y que es de la manera en que elegimos vivir la vida.

Exista o no el destino o el azar. Lo que si existe es nuestra conciencia. Y nuestra conciencia, nuestra razón, nuestro pensar nos lleva a tomar decisiones. Y las decisiones conducen nuestras acciones.

Siempre podemos elegir. De hecho, elegimos un estilo de vida, cada día. Desde que nos levantamos, hasta que termina el día.

La vida esta plagada de decisiones que debemos tomar. Y la tomamos convincentemente, aunque el destino esté a nuestro  favor o esté en contra.

Quizá por eso es célebre la frase de Antonio Machado «Caminante no hay camino, se hace camino al andar»

Al caminar, construimos nuestro destino, dia tras día, paso a paso.