Ensayos sobre el machismo en México

9779

El siguiente texto es un ensayo sobre el machismo en México.

La cultura hispana se asocia tradicionalmente con distintos roles de género para hombres y mujeres, conocidos como «machismo» y «marianismo», que dictan ciertas expectativas de comportamiento para los miembros de esa comunidad. Además, hay un fuerte énfasis en la familia y la comunidad («familismo») que interactúa con las expectativas de la pareja y la toma de decisiones al tiempo que refuerza la importancia de las normas culturales y sociales.

La cultura mexicana mestiza le da un gran valor a la «hombría». Una característica destacada de la sociedad es una clara delimitación entre los roles desempeñados por hombres y mujeres. En general, se espera que los hombres sean dominantes e independientes y las mujeres sumisas y dependientes. El claro límite entre los roles masculino y femenino en México parece deberse en parte a un ideal hipermasculino definido culturalmente denominado machismo. En la perspectiva machista, la ofensa más grande de un hombre contra la norma es no actuar como un hombre.

Pero el machismo se trata tanto de las relaciones de poder entre los hombres como de establecer el dominio de los hombres sobre las mujeres. No es exclusiva o principalmente un medio de estructurar las relaciones de poder entre hombres y mujeres. Es un medio de estructurar el poder entre los hombres. Al igual que beber, apostar, arriesgar, afirmar sus opiniones y pelear, la conquista de mujeres es una hazaña que se realiza con dos audiencias en mente: primero, otros hombres, a los que uno debe demostrar constantemente su masculinidad y virilidad; y segundo, a uno mismo, a quien también se debe mostrar todos los signos de masculinidad.

El machismo, entonces, es una cuestión de afirmar constantemente la propia masculinidad mediante prácticas que muestran que el yo es «activo», no «pasivo» … Las victorias de ayer cuentan para el mañana pequeño. Una de esas prácticas es un juego continuo de combate verbal y de superación, un intento constante de forzar a los rivales masculinos a asumir el rol femenino, en una búsqueda interminable para evitar adoptar ellos mismos el papel. Cada uno de los oradores trata de humillar a su adversario con trampas verbales e ingeniosas combinaciones lingüísticas, y el perdedor es la persona que no puede pensar en un regreso, que tiene que tragarse las burlas de su oponente. Estas burlas están llenas de alusiones sexuales agresivas; el ganador es poseído, es violado por el ganador, y los espectadores se ríen y se burlan de él.

Un modelo biológico de machismo afirma que los hombres en todas partes tienden a ser más agresivos que las mujeres, una diferencia de sexo que parece tener una base genética. Una teoría moderna de la sociobiología ofrece otra explicación para el comportamiento del macho. De acuerdo con esta teoría, gran parte del comportamiento animal, y tal vez humano, está influenciado por el impulso de que los genes propios se reproduzcan. Una teoría psicológica generalmente aceptada considera el machismo como una expresión de un complejo de inferioridad. La mayoría de las investigaciones sobre el machismo están restringidas a las clases más bajas. La investigación de México, Puerto Rico, Inglaterra y los Estados Unidos sugiere que los varones de clase baja sufren de inseguridad laboral y compensan sus sentimientos de inferioridad al exagerar su masculinidad y al subordinar a las mujeres. Otros estudios señalan las distantes relaciones padre-hijo como un factor que conduce a sentimientos de inferioridad y al desarrollo del machismo. Las mujeres pueden apoyar el machismo siendo sumisas, dependientes y pasivas.

La masculinidad hegemónica puede considerarse un problema de salud pública porque promueve el comportamiento agresivo, la violencia hacia hombres y mujeres y la autolesión. «Ser hombre» dentro de ese patrón implica estrés, tensión y ansiedad para demostrar la propia masculinidad. Para los hombres, el énfasis cultural en el machismo puede traducirse en un resultado positivo donde el hombre sirve como proveedor y sacrificios para la familia o uno negativo que enfatiza la dominación y el control. El lado positivo de esta expectativa de género es que alienta a los hombres a trabajar duro para proporcionar y proteger a su familia.

El papel principal enfatizado para las mujeres en la tradición hispana es el de la madre en lugar de la esposa. La construcción cultural del «familismo» se define como un énfasis en las relaciones familiares y un fuerte valor puesto en la maternidad como parte integral de la vida familiar y el rol del género femenino. Esto lleva a las mujeres a definirse a sí mismas a través de su familia y sus hijos, en lugar de hacerlo de manera independiente o como parte de una pareja. El papel de mártir también se idealiza, y se espera que las mujeres sean sumisas y se sacrifiquen por sus familias

A partir de los años setenta y durante las siguientes dos décadas, se produjeron cambios dramáticos en el papel de las mujeres en la economía mexicana. En 1990, las mujeres representaban el 31 por ciento de la población económicamente activa, el doble del porcentaje registrado veinte años antes. La demografía de las mujeres en la fuerza de trabajo también cambió durante este período. En 1980, la trabajadora típica tenía menos de veinticinco años. Su participación en la fuerza laboral generalmente era transitoria y terminaría después del matrimonio o el parto. Sin embargo, después de la década de 1970, un movimiento feminista emergente hizo más aceptable que las mujeres mexicanas educadas siguieran una carrera. Además, la crisis económica de la década de 1980 requirió que muchas mujeres casadas volvieran al mercado de trabajo para ayudar a complementar los ingresos de sus maridos. Alrededor del 70 por ciento de las trabajadoras a mediados de la década de 1990 estaban empleadas en el sector terciario de la economía, por lo general a salarios inferiores a los de los hombres.

La presencia creciente de mujeres en la fuerza de trabajo contribuyó a algunos cambios en las actitudes sociales, a pesar de la prevalencia de otras actitudes más tradicionales. La encuesta de opinión nacional de 1995 de la UNAM, por ejemplo, encontró una creciente aceptación de que los hombres y las mujeres deberían compartir las responsabilidades familiares. Aproximadamente la mitad de todos los encuestados estuvieron de acuerdo en que los esposos y las esposas deben manejar conjuntamente los deberes del cuidado de los niños y realizar las tareas domésticas. Sin embargo, tales puntos de vista estaban fuertemente relacionados con los ingresos y el nivel educativo. Los encuestados de bajos ingresos y con una educación mínima consideraban las tareas domésticas como trabajo de mujeres. Los miembros de los hogares de clase trabajadora tenían normas y valores tradicionales con respecto a los roles de hombres y mujeres. Además, estas mujeres a menudo estaban sujetas al control, la dominación y la violencia de los hombres.