Ensayo literario sobre el amor romántico

8048

El texto a continuación es un ensayo literario sobre el amor romántico. El ensayo es un género personal y argumentado sobre un tema.

Ensayo literario sobre el amor romántico: «El amor real  puede ser romántico, pero se construye»

No hay duda de que el tema del amor ha sido el más recurrente por todos los escritores, de todas las épocas. El amor siempre  es material inspirador y nuevo para cualquier obra literaria.

El concepto del amor ha ido variando a lo largo de las diversas épocas en la historia de la humanidad, pero, básicamente, en la idea de una fuerza que se la entregamos al otro.

Una fuerza que transforma, que nos impulsa a sacrificios, a la paciencia. En fin, el amor es una energía que cada uno transforma de una manera particular, pero que siempre lo lleva a exteriorizarlo por y hacia alguien.

La falsa concepción del amor.

Partiendo de la base psicológica de que cada uno se forma su propio concepto del amor, podemos afirmar que, entonces, cada persona ama de una manera única, irrepetible.

Sin embargo, la concepción que tengamos del amor, a veces, no va acorde con un amor real y tangible.

Vivimos en una sociedad que todavía idealiza lo que es el amor verdadero. La corriente que romantiza al amor, lo hace ver como «cursi» o extremadamente dulzón. Canciones románticas, películas famosas, libros y novelas de televisión, ayudaron a crear una visión idealizada del amor de pareja.

En la ficción, esto no implica ningún problema. Lo que ocurre es que, si pretendemos encontrar un amor así en la vida real, podemos toparnos con algo totalmente distinto.

Una concepción del amor con los pies en la tierra mezcla lo bueno del amor romántico y lo hacer ver y sentir real, en equilibrio, respetando la propia invidualidad

Una vieja frase dice que, nadie es indispensable para nadie en esta vida, aun nuestros seres más queridos. Y lo mismo, aunque no queramos aceptarlo en el fondo, se aplica a las relaciones de pareja.

Frases como «Tú eres todo para mi» «Mi media naranja» o alguna otra similar oración, han calado hondo en nuestra sociedad desde hace generaciones e ilustran esa visión no real del amor.

En verdad, nadie es media fruta de alguien. Hemos nacido completos a la existencia. Nada nos falta.   El amor real de pareja, se trata de estar juntos, de mirar con un mismo pero siempre siendo dos.  La individualidad no tiene porqué perderse.