Ensayo literario sobre el amor

45012

El siguiente artículo es un ensayo literario sobre el amor. Un ensayo es un texto personal y argumentativo. Se caracteriza por ofrecer la voz propia del ensayista, al tiempo que no lo obliga a una redacción formal o estructurada. Para saber más se recomienda la lectura sobre la función de un ensayo.

El amor como fuerza invisible de pasión y de fuerza de acción

El vocablo «amor» es de las pocas palabras que tan variados significados ha tenido a lo largo de la historia de la humanidad. Sin embargo, siempre estuvo ligado a dos elementos indisolubles: el amor es pasión y el mismo tiempo, fuerza de acción.

El amor entendido como pasión hace referencia al aspecto sentimental. O podríamos llamarlo de manera más común; aquel conocido como el amor romántico.

Amor lírico

El romanticismo entendido como la expresión externa, palpable, sensible de este sentimiento poderosos ha estado presente a lo largo de los inicios de la historia humana, y en especial, a través del arte. Música y poesía que cantaban los poetas antiguos ensalzaban el amor del caballero hacia la doncella. Una imagen idealizada del amor, pero que sin duda trataba de canalizar esa fuerza interior que llevaba a las personas realizar grandes proezas para estar a lado del ser amado.

¿Que no se ha sentido a realizar acciones que nunca pensó realizar, pero que cuando alguien nos gusta, lo hacemos sin dudar? No hay explicación. Porque el amor se resiste a hacer explicado.  Podemos teorizar párrafos interminables acerca de ello, pero jamás se llegaría a una descripción o explicación exacta. El amor, hay que sentirlo. Y solo sintiendo el amor se lo puede entender.

Y allí entenderemos, todas acciones imposibles que hicimos en nombre el amor.

Aquí es en donde el amor-sentimiento se transforma, o mejor dicho, evoluciona al amor-acción. Es el amor que se convierte en fuerza transformadora desde el interior mismo del ser humano. El primer cambio es interior, y el segundo cambio radica en el efecto que se produce en la reciprocidad con la persona amada.

El amor nos empuja, nos eleva al poder de realizar un salto tan grande, que muchas veces no creíamos posible para nosotros.

Para algunos, quizá llame más la atención los detalles del amor romántico. Sin embargo, se trata en realidad de dos caras de la misma moneda. Dos aspectos que no se pueden separar ya que si lo hacemos, sencillamente, se pierda la misma esencia que la da vida.  El amor «se construye» es una frase ya instalada en el saber coloquial. Y en efecto, el amor que evoluciona y acciona construye mejores personas porque es una fuerza, tan fuerte, tan grande, que lo transforma todo.